HÁBITOS SALUDABLES PARA LLEGAR SANO Y SALVO A LA PAU

22 junio 2020

Comparte:  

Begoña Rochina Rodríguez

Que Begoña Rochina aceptara colaborar en este blog fue una alegría enorme para todo el equipo de Campus Cámara FP. La conocemos bien y sabemos que sus consejos para que puedas superar una etapa tan importante en tu vida, son muy valiosos.

Bego es Enfermera, Máster en Especialización en Urgencias, Emergencias y Catástrofes. Profesora del Grado de Enfermería de la UV y en diferentes programas de posgrado y coordinadora de programas de preparación de los exámenes para la formación sanitaria especializada pero, lo fundamental en ella es su capacidad de transmitir serenidad y consejos para que sus alumnos puedan conseguir sus metas. 

Es una magnífica profesional del cuidado y lo desarrolla con emoción, delicadeza y con una enorme  empatía y capacidad de escucha. Es un lujo poder seguir sus consejos en este post desde su conocimiento de la importancia de unos hábitos saludables y su implicación tanto a nivel físico como a nivel emocional, en los resultados que obtienen los alumnos que se presentan a pruebas complejas y exigentes como es la PAU.

Sí, sabemos que la teoría es de todos conocida, pero verás que Bego lo basa en la evidencia científica para que puedas dar la importancia que se merece el vigilar de cerca estos tres hábitos y reflexiones sobre cómo te van a afectar en este momento tan crítico de tu vida académica.

Come bien

Haz deporte

Duerme 8 horas al día

¿Cuántas veces has escuchado estas frases? ¿Cuántas veces las has cumplido? Y lo más importante, ¿qué hay de verdad en ellas?

Come bien

Empezaremos por la dieta, esa horrible palabra que nos hace imaginarnos todo tipo de platos “sanos y aburridos que yo no necesito”. 

Nada más lejos de la realidad, nuestra dieta son los hábitos que debemos adquirir y saber adaptar a cada etapa de nuestra vida en función de los requerimientos físicos y mentales que tengamos.

En este momento de recta final para la PAU nuestros principales requerimientos son mentales; por lo que necesitamos energía suficiente para afrontar el día a día y tener un plus de concentración, incluso de capacidad de memorización. 

En resumen, una dieta que nos llene de una energía siempre a punto para liberarse en aquellos momentos en los que vamos a realizar un sobreesfuerzo.

Los principales alimentos a consumir en esta etapa pasan por una abundante cantidad de frutas, verduras y hortalizas frescas o poco procesadas que nos permita asimilar todas sus vitaminas y oligoelementos. 

¿Quieres un consejo? Incorpora los arándanos, la naranja y la zanahoria ya que gracias a su contenido en vitaminas A y C mejoran la memoria y la capacidad de asimilación de los conceptos, así como el plátano que por su alto contenido en potasio favorece la creación de impulsos nerviosos.

Para evitar el cansancio y la sensación de fatiga mental, tus mejores aliados serán la vitamina B12, presente en los lácteos y los huevos; la vitamina B1, que encontrarás en los frutos secos y el fósforo, cuya principal fuente serán los cereales.

Para completar tus menús, no olvides incorporar grasas saludables y carnes magras, que te ayudarán a mantenerte activo sin tener sensación de pesadez que entorpezca tu concentración. 

Además, si quieres que estos consejos resulten efectivos no olvides mantener unos horarios estables, potenciando al máximo el desayuno incluyendo estos súper-alimentos cuando más lo necesitas, justo después del descanso nocturno y en el momento de arranque de tu día. 

 “Incorpora los arándanos, la naranja y la zanahoria ya que gracias a su contenido en vitaminas A y C mejoran la memoria y la capacidad de asimilación de los conceptos, así como el plátano que por su alto contenido en potasio favorece la creación de impulsos nerviosos”

Haz deporte

¿Es cierto que realizar deporte en época de exámenes nos ayuda? ¿Por qué?

La Organización Mundial de la salud recomienda la realización de al menos 60 minutos de actividad física al día. 

Aunque en este momento la idea de salir a pasear, a montar en bici o hacer una sesión de 1 hora de gimnasia nos hace pensar que estamos perdiendo el tiempo, y a su vez este pensamiento nos aporta más estrés todavía; debemos cambiar nuestro lenguaje, tener en cuenta la capacidad evocadora de las palabras y sustituir la palabra pérdida por inversión, de modo que creamos que el deporte va a ser la herramienta perfecta para equilibrar el cuerpo y la mente.

A nivel físico, la práctica de ejercicio constante hará aumentar tu resistencia y poco a poco tu cuerpo se adaptará a estas intensas sesiones de estudio, reduciendo las molestias físicas que a veces nos genera el estrés. 

Por si quieres saber más sobre el tema, el ejercicio físico mantiene tu tensión arterial estable, algo imprescindible para que tus arterias transporten la sangre oxigenada y los nutrientes justo donde más lo necesitas. 

A nivel psicológico, la realización de deporte hace que el cuerpo humano genere una serie de sustancias como la dopamina y la serotonina que proporcionan una sensación de felicidad y bienestar, aumentando nuestra autoestima y dándonos energía para continuar este camino. 

Estimula las funciones del lóbulo frontal de nuestro cerebro, o lo que es lo mismo, nos ayuda a concentrarnos más rápidamente; y nos proporciona un ligero cansancio que ayudará a mejorar los estados de irritabilidad modificando nuestro estado de ánimo.  Finalmente, el incluir otra tarea más en tu día a día, hará que potencies tu capacidad de organización y tu disciplina a la hora de conseguir cumplir la planificación que te propongas. 

 “La práctica de ejercicio constante hará aumentar tu resistencia y poco a poco tu cuerpo se adaptará a estas intensas sesiones de estudio, reduciendo las molestias físicas que a veces nos genera el estrés”

Duerme ocho horas al día

Si duermo mucho, me siento cada vez más cansado, ¿Qué hago? 

Está más que demostrado que pocas horas de sueño se relacionan con un bajo rendimiento, pero también es cierto que un exceso de horas provoca cambios a nivel fisiológico nada recomendables.

La clave está en un concepto relativamente nuevo y muy conocido en estos últimos años: la higiene del sueño. 

La Sociedad Española del Sueño tiene publicadas una serie de recomendaciones que nos ayudan a conseguir un descanso adecuado y que van más allá del número de horas que dedicamos a dormir, dando importancia a aspectos como las rutinas previas al acto de irnos a la cama (lectura, ducha caliente, tomar una infusión…), las condiciones ambientales como la temperatura y la humedad de la habitación, así como el nivel de oscuridad y silencio. 

Hay que tener en cuenta que la oscuridad activa la secreción de una hormona llamada melatonina, que es la responsable de inducirnos en el sueño; actos tan comunes como utilizar dispositivos electrónicos antes de dormir provocan un retraso en la secreción de la hormona lo que se traduce en un aumento del estado de alerta y a su vez disminución del estado de vigilia por la mañana. Para adultos jóvenes como es tu caso, se recomienda una duración de sueño diaria de entre 7 y 9 horas. 

“Se recomienda una duración de sueño diaria de entre 7 y 9 horas”

Por supuesto, la clave de tu éxito no reside solo en el cumplimiento de estos tres pilares, ya que los exámenes de la PAU son la última etapa del camino que estás recorriendo; pero, te aseguramos que son el complemento perfecto para hacer que llegues al final del camino en las mejores condiciones y con mayores probabilidades de triunfo.