Tipos de contratos laborales y sus condiciones

7 febrero 2022

Comparte:  

Existen muchos tipos de contratos laborales y es importante que conozcas cuáles son las características de cada uno de cara a formar parte de la red laboral. De esta manera, cuando accedas a un trabajo puedes saber cuáles son los deberes y las obligaciones con respecto al modelo de contrato que la empresa decida aplicar.

La importancia de saber qué tipo de contratación laboral te están ofreciendo, te permite conocer si de verdad la oportunidad de trabajo te ofrece el beneficio que buscas. Además de que tienes claro cuáles son las condiciones de trabajo y así tomar la decisión más acertada.

Tipos de contratos laborales

En España existen cuatro tipos de contratos laborales. Cada uno tiene sus condiciones, dependiendo del tipo de trabajador o las necesidades de contratación de la empresa.

Antes de aceptar alguna oportunidad de trabajo, te recomendamos que adquieras ciertas nociones sobre este tema, tanto sobre cuáles son los tipos de contrato laboral como las características de cada uno.

Contrato de trabajo indefinido

Este tipo de contratación laboral consiste en convenir un acuerdo de trabajo con un empleado para que pueda formar parte de la plantilla de la empresa de manera fija.

En este modelo contractual no se establece un plazo fijo para poder desarrollar la actividad laboral, es decir, este no es un contrato que tiene una duración determinada.

El hecho de ser un contrato indefinido, no significa que no pueda desarrollarse en distintos tipos de horarios. 

Es decir, puede haber un contrato indefinido para jornada completa o  tiempo parcial. Incluso hay casos de prestación de servicios fijos discontinuos en los que se recurre al contrato de trabajo indefinido.

El contrato indefinido, al igual que cualquier otro, se puede celebrar de palabra. Es decir, un acuerdo verbal entre las partes. Sin embargo, lo más conveniente es el contrato laboral por escrito. De esta manera, el compromiso de las partes queda determinado sin ninguna duda y se establece fehacientemente una implicación legal de ambos.

Cuando se establece este tipo de contratación laboral se debe notificar al servicio público de empleo en un plazo máximo de 10 días siguientes a la celebración del mismo.

Contrato de trabajo temporal

Este es otro de los tipos de contratos laborales más usados. Consiste en incorporar a una persona a un puesto de trabajo por un periodo de tiempo y para que realice una actividad en concreto.

Por lo general, en este caso la empresa debe justificar la causa del contrato temporal, ya que si no lo hace este lo convierte en un contrato indefinido.

El contrato de trabajo temporal puede ser a jornada completa o jornada parcial, pero debe definirse claramente el tiempo de duración del mismo. Es al formalizar las condiciones por escrito en el momento en que se le da validez y se dejan claros los términos del mismo. 

Es uno de los tipos de contratos laborales en el que la celebración verbal se permite solo por circunstancias de producción, que la jornada sea menor a 4 semanas y a jornada completa.

Es importante que este contrato también sea notificado ante el servicio público de empleo estatal (SEPE) en el plazo de diez días después de que se haya celebrado.

Contrato de trabajo para la formación y el aprendizaje

Es uno de los tipos de contratos laborales que busca favorecer la inserción laboral y la formación de los jóvenes. Esta modalidad está especialmente pensada, sobre todo, para aquellos que tienen edades comprendidas entre los 16 y 25 años que no cuentan con cualificación profesional.

Este tipo de contrato cuenta con una excepción: en caso de empleados con discapacidad no se aplica el límite de la edad.

La idea de este tipo de contratación laboral es facilitar a los jóvenes que no tienen estudios o una formación profesional, la inserción al mercado laboral, así como obtener el aprendizaje para obtener un título profesional.

En este caso el trabajador debe alternar el trabajo retribuido en una empresa con el aprendizaje de un centro formativo o incluso en la misma empresa.

Se debe tener en cuenta que mediante convenio colectivo se puede establecer otra duración de este tipo de contrato, que igualmente no puede ser inferior a 6 meses ni superior a 3 años.

El contrato de trabajo para la formación y el aprendizaje se puede prorrogar hasta dos veces, siempre y cuando éstas tengan una duración mínima de 6 meses y no se superen los 3 años de límite máximo que establece la ley.

La celebración del mismo debe ser autorizada por el SEPE y hacerse por escrito bajo los formatos oficiales que establece este instituto.

Además, hay que tener claro que este contrato no se puede celebrar a tiempo parcial y se debe notificar al SEPE la celebración del mismo en un plazo no mayor a diez días.

Contrato de trabajo en prácticas

El contrato en prácticas tiene como finalidad que el trabajador adquiera la práctica profesional relacionada con los estudios que esté realizando.

Te puede interesar→ Qué son las prácticas profesionales

Para la aplicación de este tipo de contratación laboral deben concurrir una serie de requisitos:

  • Que el trabajador cuente con un título universitario, de formación profesional o un certificado de profesionalidad.
  • Que no hayan transcurrido más de 5 años desde la finalización de los estudios, ampliables a un máximo de 7 en supuestos de individuos con discapacidad.

El contrato en prácticas tiene una duración mínima de unos 6 meses y un máximo de 2 años. En el caso de haber un contrato colectivo puede establecerse otra duración.

Para aquellos casos en que se establezca una duración menor a los dos años, es prorrogable hasta en dos ocasiones, siempre y cuando la duración mínima sea de 6 meses.

La celebración de este tipo de contratación laboral es por escrito y en ella hay que hacer constar la titulación del trabajador y la duración del trabajo a desempeñar.

La jornada de los contratos de trabajo en prácticas puede ser a jornada completa o a tiempo parcial y toda vez formalizado se debe notificar al SEPE en un plazo de 10 días.

¿Cómo saber qué tipo de contrato laboral tengo?

Una vez que has comenzado a trabajar pueden surgir ciertas dudas sobre el tipo de contratación laboral a la que estás sujeto. Para saber qué tipo de contrato laboral tengo puedes consultar tu vida laboral a través de cualquier dispositivo electrónico accediendo a la Sede Electrónica de la Seguridad Social. 

Es importante, sin embargo, que antes de aceptar cualquier trabajo identifiques el tipo de contrato y sepas cuáles son las condiciones de trabajo que estás aceptando.

Conocer cuáles son los tipos de contrato laboral que existen es muy valioso, ya que este es el acuerdo que hay entre una empresa y un empleado, constituyendo un documento con validez legal para sellar ambos compromisos.

En estos documentos se establecen detalles relevantes, como las actividades a realizar, la relación laboral y la remuneración por las tareas desarrolladas. El contrato laboral es, en definitiva, un pacto legal entre una empresa y un trabajador que se formaliza para establecer las tareas que éste último debe desarrollar, el salario que recibirá por las mismas, el tiempo en que la relación laboral estará vigente  y otros muchos detalles que es conveniente que conozcas.

ABIERTO período de matrícula (curso 22/23). No dudes en llamar y no tardes en venir.

X