FÓRMATE CON CABEZA Y VENCERÁS

17 agosto 2020

Comparte:  

Hoy os traemos la experiencia en primera persona de Iñaki Zubeldia, CMO & Partner en Wificlub Smart Experience y Técnico Superior en Gráfica Publicitaria Estamos seguros de que su experiencia como estudiante de FP y profesional en el mundo del marketing digital os aportará un punto de vista diferente. ¡Allá vamos!

A menudo habrás escuchado por parte de tus padres, familiares u orientadores de la escuela, que hay que estudiar y que la formación es muy importante.

¡Esto está claro! Lo sabes tú, lo sé yo y lo sabe todo el mundo, así que no quiero ir por ahí. 

Pero estoy seguro que no vas a escuchar muy a menudo, que lo realmente importante no es el qué, ni tampoco el dónde. Lo que realmente importa es el cómo. 

Y lo vas a entender fácil a través de mi propia experiencia. Espero que te inspiren estas líneas, para sacar tus propias conclusiones.

¿QUÉ quieres estudiar?

Esta es una de las preguntas clave que aparece en la etapa adolescente de la vida de cualquier persona, un abismo al que muchos responden con un simple, no lo sé.

A menudo la gente le da mucha importancia al QUÉ, y tienen razón. 

Pero muchos se equivocan en el enfoque. Parece que si no estudias medicina como tu padre, derecho como tu madre, o una ingeniería como tu tío Alfredo, vas a dejar de tener éxito en la vida, pasando inmediatamente a ser un don nadie

Y este es uno de los motivos más comunes (que afortunadamente está cambiando) para que ocurra exactamente lo contrario que se buscaba inicialmente, el fracaso.

Un fracaso, que en el mejor de los casos, se reconduce con éxito. A pesar de que lleva aparejado una pérdida de tiempo y esfuerzo valiosísimo en estas etapas, y un sentimiento de fracaso y desmotivación, además de un desnorte importante. 

El QUÉ pierde su importancia y eficacia cuando te imponen lo que debes estudiar, por el hecho de “asegurarte” un futuro o porque es tradición familiar.  El qué siempre siempre debe sustentarse sobre aquello que te gusta o apasiona y mejor aún si crees que se te daría bien. ¿Quieres ser actor, pintor, bombero o torero? ¡Adelante! Pero sé el mejor.

Como esto va de trasladaros una reflexión basada en mi experiencia, os voy a ir contando flashes que voy teniendo. 

Por ejemplo, cuando me tocó responder a esta pregunta. Recuerdo perfectamente una tarde en el salón de casa de mis padres, sentado en el sofá mientras merendaba un yogurt, y mi madre (médico, por cierto) con un listado de profesiones en la mano, me preguntaba qué quería estudiar.  Yo le dije, lo que normalmente se dice en estos casos y que seguramente te esté pasando a tí, – No lo sé aún, Mamá – y mi madre, pacientemente se dispuso a leerme una a una, el listado de profesiones. 

Era desesperante, a todas le decía que no me gustaba. Hasta que llegó una (y además cerca del final del listado) que me hizo tilín, Diseño Gráfico. Siempre me había gustado dibujar, crear cosas, la creatividad… –debe de molar que encima te paguen por ello– , pensé. 

¡Así que ya tenemos el QUÉ!. Y no ha sido medicina 😉

¿DÓNDE quieres estudiar?

Otra gran pregunta, que al igual que el qué, tiene su miga. 

Normalmente, por el mismo motivo que se nos anima a estudiar profesiones “de bien”, también lo hacen con el donde, incluso tú mismo llegas a idealizar ése donde. Probablemente influido por la sociedad y los productos de Hollywood.

Seguro que ya tienes en mente a lo que me refiero. Efectivamente, se trata de la Universidad. Y en el caso de que tu familia pueda permitírselo, además será privada y si se lo pueden permitir un poco más, estará al otro lado del charco. 

Este es uno de los grandes errores también.

Pensar que ir a la Universidad es sinónimo de éxito, es el otro error. Quizás puedo llegar a admitir que si te puedes permitir ir al otro lado del charco, hoy en día, aún sigue ayudando a conseguir ese éxito profesional.

Con esto no quiero decir que no haya que ir a la Universidad, claro que no. De hecho según qué profesión hayas elegido estudiar, hay algunas que sólo puede ser a través de la universidad. 

La educación en la universidad se caracteriza por ser una formación más larga que otras titulaciones, además de ser muy generalistas, amplias y teóricas. Y que en la preparación profesional de una persona  es el camino “mejor visto” desde un punto de vista tradicional.

Cuando decidí que quería dedicarme al diseño, tenía dos alternativas, o estudiar Bellas Artes y por aquel entonces era pegarme 5 años estudiando, o hacer un ciclo de Grado Superior en Gráfica Publicitaria. 

En mi caso lo tuve claro, no hice ni la Selectividad (¡herejía!), porque tenía claro que prefería hacer un ciclo de Grado Superior. Estaría preparado para trabajar mucho antes, y la universidad es donde van y quieren ir todos. Así que quise desmarcarme del rebaño.

Y hoy en día, a toro pasado, os diré que fue un acierto total. Porque me permitió estar en el mercado laboral mucho antes que mis amigos universitarios, lo que me permitió coger ventaja, además de experiencia (lo que más se valora en un CV) y encima viví mucho mejor que muchos de ellos (los que no estudiaban vivían igual de bien que yo 😉

Aún me acuerdo un una tarde de mayo/junio, cuando fui a la biblioteca de la residencia de estudiantes donde vivía en Valencia, con todas mis asignaturas aprobadas, vestido en chanclas y bañador, preguntando quien se venía a la playa a jugar al voley.  Todos los que allí estaban hincando codos para exámenes, me dijeron de todo menos “bonico”, me tuve que ir a jugar con los amigos universitarios que no estudiaban 😉

Ventajas de hacer FP…

¿CÓMO vas a estudiar?

Para mi, esta es la gran clave. Y cómo dije al principio, mucho más importante que el QUÉ y el DÓNDE. 

Volviendo al inicio, la formación es indispensable y además, haciéndolo de una manera continuada. De hecho siempre trato de estudiar cada año, algo que me sirva y esté relacionado con mi profesión y otra cosa que no tenga ni idea, ni tenga que ver con nada de lo que haga. Os lo recomiendo.

Mucha gente elige un QUÉ de forma sugestionada y un DÓNDE por inercia. Sin embargo, no se paran a pensar en el CÓMO. Es decir, planificar y trabajar una estrategia vital y formativa, para poder construir un plan de carrera de la forma más óptima.

Tengo amigos que son los eternos estudiantes, dando bandazos de una carrera a otra o en el caso contrario, coleccionando títulos. Y esto es porque han estudiado lo que les han dicho, o porque no se han planteado bien lo que quieren hacer y van estudiando y estudiando a ver si les ilumina la virgen, y esto ¡debes de evitarlo siempre!. Tienes que ser el dueño de tu destino, como se suele decir. 

Empezar por la universidad en profesiones que no lo requieren, en mi opinión, es un error. Vas a estar estudiando 4 años como mínimo y después la especialización del máster (impuesto revolucionario, todo sea dicho de paso), para salir al mercado laboral junto a un montón de gente en tu misma situación, sin experiencia y con conceptos genéricos, muy teóricos. Mientras que aquellas personas que hayan optado por la Formación Profesional, llevarán ya dos años de ventaja laboral y te pasarán por la izquierda. 

Por cosas como estas, es cuando me refiero a que el CÓMO es muy importante, y el orden de los factores, en este caso, sí altera el producto.  

No es lo mismo empezar por la universidad, partiendo desde cero, sin saber de qué va la cosa, medio atolondrado por el entusiasmo y la novedad de sentirte mayor, viviendo en tus carnes el sueño americano universitario de las pelis y series. Pasandote 4 años (en el mejor de los casos), o incluso habiendo invertido 8-10 años de tu vida, porque has repetido curso, cambiado de carrera varias veces o has estado acumulado títulos para después salir al mercado laboral, sin experiencia, y probablemente sobrecualificado… 

Que por ejemplo, empezar por la Formación Profesional, ir al grano, y en dos años estar en entorno laboral y trabajando. Entusiasmado por hacer algo que realmente te gusta, ganando dinero por ello. Y que tras hacer ese ciclo, puedas seguir formándote en otros ciclos, en formación alternativa, en postgrados, y que poco a poco puedas ir compaginando el ganar experiencia y valía como profesional a la par de seguir acumulando conocimientos. 

¡Date cuenta de la diferencia, de hacerlo de un modo u otro!

Piensa que empezar por FP te permite aplicar la metodología lean, no pasa nada por fallar pero falla pronto y barato. Además, si después quieres incluir la universidad en tu estrategia, al ya tener formación y experiencia en la materia, te permitirá sacar mucho más partido a la universidad (que también tiene muchas cosas buenas) pero serás tú, en todo momento, quien domine la situación y optimices tu camino hacia el éxito, con mayores garantías.

Formación y evolución

Por último me gustaría contarte la importancia de otro factor, que no es otro que la evolución. En mi caso empecé con un Título Superior en Gráfica Publicitaria, y con eso no solo pude empezar a trabajar, sino que me ví capacitado para montar mi propia empresa de diseño y compaginar ambas cosas.

Muchas veces se tiene la creencia que esto es como hace 20 años, que empiezas de soldador y te jubilas de soldador, y con suerte en la misma empresa. 

Esto ya se ha terminado, el mercado es cambiante, mucho, y las empresas buscan perfiles multidisciplinares, con soft skills desarrolladas, con vivencias en varias empresas y con una evolución contrastada.

Es por ello que en diseño gráfico, el mercado me fue pidiendo foco en entornos digitales, me dediqué a hacer páginas web dentro de mi propia empresa (esto fue de forma autodidacta), una web sin tráfico no valía de nada así que el mercado me pedía marketing, por ese motivo decidí hacer un Postgrado de Marketing y RRSS, que junto a mi experiencia como emprendedor durante 9 años, más todo lo que fui haciendo por cuenta ajena, incluyendo un año en Canadá y 6 años más en remoto desde España.

Acabé dirigiendo equipos de marketing, diseño, video marketing en diferentes empresas como CMO o incluso como COO y CEO. Todo ello gracias a ponerle ganas, seguir aprendiendo y seguir formándome año tras año, en cursos reglados o sin reglar, online o presencial, y poco a poco vas evolucionando debido a tu experiencia laboral y reciclándote gracias a la formación continua.

Y sí, yo empecé estudiando un ciclo de grado superior. ¿Y tú?

Iñaki Zubeldia
CMO & Partner en Wificlub Smart Experience